¿Cómo realizar la atadura de tomates y otras hortalizas?

 In Sin categoría

Tanto en la agricultura tradicional como en las tendencias más actuales, el entutorado de ciertas plantas es imprescindible. Este procedimiento consiste en crear una estructura que dé soporte a la planta. Su finalidad es protegerla de posibles patógenos, exceso de humedad, falta de espacio o de que podamos pisarla cuando nos acercamos a manipularla.

Esta técnica es conocida por los aficionados a cultivar tomates. Sin embargo, son muchas las hortalizas a las que también necesitamos entutorar: pepinos, pimientos, calabacines, etc. La estructura suele realizarse con materiales diversos: cañas, bambú, mallas, vallado, etc. Sin embargo, al margen de sus componentes y formas, una necesidad común es la de proteger a la planta.

Lo primero que hemos de tener en cuenta a la hora de atar una planta es determinar cuándo es el momento adecuado para hacerlo. Generalmente, se realiza cuando alcanza una altura de entre 15 y 20 centímetros. En cualquier caso, siempre antes de que comience a arrastrarse por el peso de sus flores y frutos. De esta forma, evitaremos que adquiera alguna enfermedad o se manchen los frutos.

La atadura no puede ser fuerte, pero sí firme. Probablemente las ramas continúen creciendo y un lazo fuerte podría malograrlas. Un doble nudo en el tutor y un lazo o un nudo suelto en el tallo serán suficientes. Debemos tener en cuenta las ramas secundarias y proceder de la misma forma.

Herramientas adecuadas para atar

Nos conviene que el material para efectuar las ataduras sea biodegradable. Así, encontramos cuerdas de rafia, algodón o cualquier producto que sirva de abono en caso de que cayera a la tierra. Por otro lado, es menos recomendable utilizar cuerdas de nailon o plástico, y siempre debemos tomar la precaución de recogerlas después.

En cuanto al procedimiento de atado, si disponemos de una plantación considerable, lo más aconsejable es emplear una atadora como herramienta. Si lo hemos previsto, el entutorado debe estar formado por un recorrido con un sistema horizontal de cuerdas de rafia, e iremos atando las ramas a dichas cuerdas. El tiempo a invertir se reduce considerablemente.

Por otro lado, según la ubicación del espacio y las necesidades de las plantas que vayamos a cultivar, necesitaremos un sistema de riego apropiado. Asimismo, si disponemos de varias terrazas a distinta altura, una motobomba nos facilitará el acceso al agua de todas ellas.

Una fumigadora adecuada nos evitará disgustos relacionados con las posibles plagas que pudieran aquejar a nuestras plantas. En el catálogo se incluyen varias según las distintas necesidades, así como diversos utensilios agrícolas y de jardinería.

Las herramientas y maquinarias que encontramos en el mercado actual facilitan el trabajo y reducen los tiempos, tanto en la agricultura profesional como en la de aficionados con numerosos seguidores en nuestros días.

Recent Posts

Dejar un comentario

Contacte con nosotros

No estamos en este momento. Pero usted puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cómo elegir tu fumigadora o pulverizador